La NASA descubre un sistema solar repleto de ‘Tierras’

A 39 años luz de la Tierra, en la constelación de Acuario, hay una estrella enana, ultrafría y muy tenue llamada TRAPPIST-1. En nuestra galaxia hay millones y millones de estrellas de esta clase, pero TRAPPIST-1 se ha convertido ya en una estrella muy especial. Y es que este astro es el corazón de un sistema solar repleto de planetas que parecen ser similares al nuestro.

Nada menos que siete mundos se han encontrado ya alrededor de esta estrella, todos ellos con tamaños parecidos al de la Tierra y ciertas características que, en principio, les permitirían tener agua líquida y, como consecuencia de ello, albergar algún tipo de vida. De estos siete planetas, tres son particularmente prometedores para ser considerados gemelos de la Tierra, pues están en la llamada zona habitable de su estrella y probablemente se trata de mundos rocosos. En nuestro sistema solar, la Tierra, Marte, Mercurio y Venus son planetas rocosos. Los planetas de este sistema solar han sido denominados TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en orden creciente de distancia de su estrella.

Estamos ante una noticia muy importante porque parece un análogo del Sistema Solar, tres planetas rocosos cerca de la zona de habitabilidad de la estrella y probablemente planetas gigantes a mayor distancia, como en nuestro sistema solar. Y es, sin duda, el sistema planetario de este tipo más cercano a la Tierra. Se trata de un sistema planetario sorprendente, no sólo porque se hayan encontrado tantos planetas, sino porque son todos asombrosamente similares en tamaño a la Tierra.

 

PREMIO A LAS MATEMÁTICAS QUE SALVAN VIDAS

Dos matemáticos, el británico David Cox (Universidad de Oxford) y el estadounidense Bradley Efron (Universidad de Stanford), han sido galardonados con el noveno Premio Fronteras del Conocimiento de la Fundación BBVA en Ciencias Básicas por desarrollar herramientas estadísticas para obtener resultados fiables en diferentes áreas del conocimiento. Al agradecer el premio, por videoconferencia en una rueda de prensa celebrada en Madrid, ambos han destacado también la aplicación de sus trabajos en la medicina, en ensayos clínicos contra el cáncer o el sida.

La contribución de Cox, la llamada “regresión de Cox”, es una herramienta que permite explicar la duración de un intervalo temporal entre dos eventos de interés, que depende de factores identificables y no del mero azar (como la mortalidad de un grupo de personas por una determinada enfermedad), para construir modelos predictivos. La regresión de Cox se ha utilizado, por ejemplo, para calcular el tiempo para la aparición de un cáncer de pulmón en algunas personas según el número de cigarrillos que fumaban al día. “Me sorprende y me encanta saber que mi trabajo tiene ese tipo de aplicación, sobre todo porque creo que debería ser una prioridad para la ciencia que la gente entendiera más de estadística. Mucha gente es escéptica con los números”, comenta el matemático.

La herramienta de Efron, llamada bootstrap (literalmente, lengüeta de bota), es “engañosamente simple”, según el acta del jurado: consiste en un método para determinar el margen de error de una medida, un dato esencial en la ciencia, porque sin él el resultado carece de valor. Hasta entonces la determinación del margen de error se llevaba a cabo mediante aproximaciones matemáticas que, según Efron, podrían ser muy complejas y no siempre acertaban. Lo que hizo el matemático con el bootstrap fue delegar el trabajo de pensar a un ordenador. “Diseñas un algoritmo y la máquina obedece a él para llegar a resultados más objetivos”, explica Efron.

Ambos matemáticos opinan que no solo sus métodos, sino la estadística en general, seguirá siendo una pieza clave en el desarrollo científico de los próximos años, sobre todo en el área del Big Data. Efron apuesta especialmente por lo que llama data science, la construcción de bases de datos médicos masivos. “Eso nos permitirá analizar a fondo toda la información sobre una enfermedad, por ejemplo, para desarrollar tratamientos más eficaces”, concluye el científico.

Algunas orientaciones para trabajar la atención.

PAUTAS PARA TRABAJAR LA ATENCIÓN

Claridad: Debemos de realizar una correcta explicación de las tareas o actividades que vamos a realizar. El niño debe tener muy claro la actividad que tiene que realizar.

Lenguaje concreto, preciso y con pocas palabras cuando lo expliquemos al niño. Mucho lenguaje puede ser “ruido” o provocar su distracción.

Trabajo estructurado y dividido en pequeños objetivos. Que se van a ir consiguiendo poco a poco.

Constancia: Debemos de ser constantes en nuestro trabajo y emplear una metodología adecuada y sistematizada.

Aprovechar sus intereses: Conocer sus intereses y preferencias para favorecer la concentración y la atención partiendo ellos.

Motivación: Presentar las actividades de forma lúdica y divertida como un juego, haciendo estas actividades deseable. En ocasiones podemos jugar con ellos para que se motiven aún más, sin perder el objetivo que queremos conseguir con nuestra actividad.

Entorno de trabajo libre de estímulos: Posibilitar el trabajo en un lugar adecuado donde el niño puede concentrarse. (Habitación libre de cuantos más estímulos mejor, para que no se distraiga mucho)

Variedad, pero con ciertos límites!!! Utilizar actividades variadas en cada momento para no permitir la fatiga y el aburrimiento.

Practicar dos o tres veces por semana y no más de 15 min. (No más de 1 ó 2 fichas o actividades). (Se puede realizar un ejercicio de, por ejemplo, 10-15min. Máximo; después una pausa de 15 min. Donde el niño se divierta mucho – como recompensa-, y después volver a hacer otro ejercicio. Dependerá de cada niño, pero poco a poco se puede ir aumentando el tiempo de trabajo: 15 minutos – pausa – 15 minutos – pausa, etc.)

Los mejores momentos para practicar en casa son, o bien antes de empezar, o cuando los niños ya llevan un tiempo realizando las tareas escolares (por ejemplo para cambiar de actividad o tema). No es conveniente dejarlo para el final pues la fatiga se habrá acumulado y no resultará efectivo.

Es importante no facilitar en exceso la actividad o la tarea, es decir, ayudar sólo cuando sea necesario. (y se le debe alabar siempre: muy bien, bravo, te está saliendo fenomenal, etc. Luego trabajar con alguna motivación o usar el sistema de puntos: cuando se reúnen x puntos, recompensa)

Aclarar las dudas con cierta estrategia, sino ha estado atento, eso sí, para que el niño no piense que todo vale: hacer otro ejercicio donde el niño preste atención, y luego volver al primero aclarando las dudas)

No se le deben señalar los errores sino más bien facilitar que el niño realice otra vez el proceso, el fin es que sea él mismo quien descubra los errores y por tanto la forma de no repetirlos. Si bien tenemos que tener presente que aquellos niños con necesidades educativas especiales necesitan orientación ya que están en proceso constante de aprendizaje.

Mantener en todo momento una actitud positiva y motivadora, mediante fichas de recompensa, premios, etc. Para así desarrollar su autoconfianza y autoestima. Creando un clima de confianza y cariño.

We’re off to see the Wizard…The Wonderful Wizard of Oz!

Some days ago, the students of 2nd ESO perfomed some scenes from L. Frank Baum story

‘The Wonderful Wizard of Oz’.

I really appreciate my students’ effort and enthusiasm when playing the roles of Dorothy, the Tin Man, the Lion, the Scarecrow, the Wizard, the Wicked and Good Witches…and even Toto, the dog!!! They were all great roleplay stars!

Here you can see some great pictures from these lessons…

Do you want to see more pictures? Are you interested in the students playing their roles???

I’m sorry!!!

WHAT HAPPENS IN OZ, STAYS IN OZ….!!!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para ofrecerle una mejor experiencia y servicio. Al navegar acepta el uso que hacemos de ellas.